dijous, 10 de juny de 2010

El retorno


El cielo está azul aunque cargado de nubes que avanzan rápido a causa del viento. El sol brilla hasta cegar, ese brillo antinatural que no sabes si anuncia más lluvia o si es la potencia que ha guardado estos días en que no podía lucir.
En estas, acabo de recibir un mensaje desde Paris que me anunciaba un hasta mañana.

Yo creía que mi margen de paz todavía no terminaba pero va a ser que sí.

¡Qué corta se me ha hecho esta semana! ¡Qué tranquilidad he respirado!

No es aquello de que si bueno y breve dos veces bueno, no. En este caso, precisamente, las cosas las percibes breves porque son buenas y te gustaría poder alargar esos momentos. Pero son así, buenas, pero breves.

El tiempo no entiende de flexibilidades. Es cuadriculado. Una hora son 60 minutos y un minuto 60 segundos, aquí, en Londres y en la China Popular. Y el otro tiempo, tampoco, o sea que encima igual viene más agua…

Será mejor ir haciéndose a la idea y prepararse para todo lo que va a llegar.

5 comentaris:

  1. Espero que los astros vuelvan a aliarse para darte de nuevo un par de días de tranquilidad. Y si, desgraciadamente el tiempo anuncia lluvias (y no pocas)

    Besos

    ResponElimina
  2. Viure amb intensitat els bons moments, yeah! ^_^

    ResponElimina
  3. És vent de ponent, que avui encara continua per aci, i que em possa d'un nerviós!!!

    Eeei!!! Una setmana de tranquilitat ja és molt. No tots tenen la sort!

    És veritat que el temps avança imparable en Edimburg o en la Xina Nacionalista (Taiwan) i porta moments bons i dolents. El que ve de París no té perquè ser dolent, ademés, d'allí venen les criatures, si no? xDD Espere que pugues capejar qualsevol temporal, de vent o de pluja o de sorra, o de...

    ^.-

    ResponElimina
  4. aprovechar el tiempo, pese a su corta existencia, de buenos momentos, intensidad y grandes sensaciones. bsos!!

    ResponElimina