dilluns, 7 de juny de 2010

Serie Flores (V). Alegría colgante.


Cuelgan del macetero de pared esos dedos del cactus que se alargan incansablemente buscando no se sabe qué, però que nos alegran, solo por unos días, con esas maravillosas y vistosas florecillas rojas que se abren de buena mañana para darnos los buenos días y que por la noche se cierran para no volver más.
Flores de un día. Estas son las de hoy. Y mañana, diós dirá!!! A disfrutarlas cuando salen porque, como muchas cosas en esta vida, hoy lucen esplendorosas, pero mañana ya no están.

5 comentaris:

  1. Nos podemos permitir que unas flores se marchiten en un día, pero no nos podemos permitir que una persona -que hoy luce esplendorosa- desaparezca de un día para otro y que ya no pueda alargar los dedos como lo hacen los cactus, para poder coger ni lo que buscan ni lo que no.

    Preciosas las florecillas. ^_^

    ResponElimina
  2. Carpe diem quam minimum credula postero.

    Besos.

    ResponElimina
  3. Dissortat: Malauradament, poc hi podem fer a vegades en això. I no cal que a tu t'ho expliqui precisament. Les lleis de la natura encara ens superen.
    Lenore: Ràbia em feu amb el llatí. Vaig fer només el necessari i tot i que me'n vaig sortir prou bé, no en recordo res. El Carpe diem l'entenc i el comparteixo totalment i el recomano al Dissortat. La resta der ser veritat també. Gràcies.
    Estel: Gràcies per les teves sempre paraules amables. Insistiré cada cop que cregui, doncs.

    ResponElimina
  4. La traducción es: Aprovecha el día, no confies en mañana.
    Mi latín tampoco da para mucho, no te creas xD

    ResponElimina